Encuentra los mejores neumáticos al mejor precio

Te ayudamos a elegir y comprar tus neumáticos

Inflado de neumáticos con nitrógeno o con aire ¿qué es mejor?

La mayoría de los centros de venta y montaje de neumáticos ofrecen la posibilidad de inflar los neumáticos con nitrógeno. Este gas se utiliza desde hace mucho tiempo para inflar los neumáticos de coches de carreras, camiones y aviones. Pero, ¿puede ser interesante para tu vehículo? ¿Cuál es la diferencia entre el inflado clásico con aire y el inflado con nitrógeno? Descubre las ventajas y los inconvenientes de cada método.
Inflado con nitrógeno

Copyright © www.istockphoto.com

Inflado con nitrógeno o aire: ¿qué es mejor para tus neumáticos?

El inflado tiene que permitirte mantener una presión adecuada en tus neumáticos. Si tus neumáticos están insuficientemente inflados, corres el riesgo de sufrir:

  • Un desgaste más rápido de tus neumáticos y un consumo excesivo de carburante, que no es muy rentable para ti desde un punto de vista económico
  • Una pérdida de adherencia, un peor agarre, ¡e incluso un reventón por el calentamiento del neumático con un inflado insuficiente!

Con el inflado clásico con aire, es necesario comprobar y ajustar la presión de los neumáticos una vez al mes, ya que, como sin duda te habrás dado cuenta, los neumáticos pierden aire de forma natural a medida que circulas. 

Con el inflado con nitrógeno, este fenómeno de pérdida de presión es menor:

  • Las moléculas de nitrógeno son más grandes que las moléculas de oxígeno que contiene el aire y, por tanto, es más difícil que se escapen a través de la goma del neumático. 
  • El nitrógeno es menos sensible a los cambios de temperatura exterior que el oxígeno, que tiene más tendencia a contraerse cuando hace frío y a dilatarse cuando hace calor. 

A parte de esto, hay poca diferencia entre el inflado con aire y con nitrógeno ya que el aire está compuesto en un 78% por nitrógeno.

Aunque el inflado con nitrógeno está menos sometido a las variaciones de aire, aun así es aconsejable comprobar regularmente la presión de los neumáticos.

Además, el nitrógeno es un gas “seco” que no genera vapor de agua, al contrario que el oxígeno (O2) que puede formar vapor de agua (H2O) al unirse al hidrógeno presente en el aire (H). Así pues, el inflado con nitrógeno limita la corrosión de los elementos metálicos del neumático a causa del vapor de agua y aumenta así su vida útil.

Los inconvenientes del uso del inflado con nitrógeno

El único inconveniente del inflado con nitrógeno es que no es gratuito como sí lo es en general el inflado con aire. 

Para inflar los neumáticos con nitrógeno, tienes que ir a un taller o a un centro de montaje de neumáticos. El primer inflado con nitrógeno cuesta unos 3 euros. En la mayoría de los lugares, los ajustes de presión posteriores se realizan después de forma gratuita.

¿Este consejo te ha sido de ayuda?

Encuentra esta guía en las siguientes carpetas