Compara neumáticos y encuentra el mejor precio

Compra tus neumáticos al mejor precio con nuestro comparador

¿Cómo conducir sobre hielo y nieve?

En invierno, puedes enfrentarte a condiciones de conducción complicadas: nieve, hielo, tráfico difícil… Aprende a prepararte para cualquier contratiempo: descubre cómo conducir sobre nieve o sobre hielo, ¡pero también cómo reaccionar en caso de pérdida de adherencia!

Copyright © fr.fotolia.com

Qué no te coja desprevenido… ¡anticípate!

¿Tienes que desplazarte en coche en unas condiciones invernales? Para evitar sorpresas desagradables, tienes que planificar el trayecto y preparar tu vehículo antes de salir:

  • Consulta las previsiones meteorológicas y de tráfico en la página web de la Dirección General de Tráfico o en el 011 (llamada de pago): es mejor planificar el viaje, e incluso aplazarlo, que verte atrapado en una situación delicada.
  • Comprueba el estado de tu vehículo antes de salir a la carretera:  prueba los elementos sensibles al frío como la batería, llena el depósito del limpiaparabrisas con líquido anticongelante y verifica la calidad de las escobillas del limpiaparabrisas.
  • Con bajas temperaturas, monta en tu vehículo 4 neumáticos de invierno: su goma es más blanda y sus dibujos son más profundos, por lo que te garantizan una mejor adherencia y una tracción más eficaz.
  • Comprueba y ajusta la presión de tus neumáticos antes de salir: mídela “en frío” antes de empezar a circular y añade 0,2 bares a la presión recomendada por el fabricante de tu vehículo para compensar la bajada de presión a causa de las temperaturas invernales.
  • Lleva cadenas de nieve en el maletero por si nevara: cuando circules con cadenas, reduce la velocidad y no superes los 50km/h.
  • Prepara un “kit de supervivencia” contra el frío por si te vieses obligado a pararte: un rascador para el parabrisas, un trapo para limpiar el vaho, unas bombillas de recambio, una linterna, ropa de abrigo, una manta de supervivencia, agua potable… No conduzcas como en verano: adapta tu conducción a las condiciones invernales

No conduzcas como en verano: adapta tu conducción a las condiciones invernales

La conducción en invierno, especialmente sobre nieve o sobre hielo, exige mayor prudencia y suavidad para no correr el riesgo de perder el control del vehículo:

  • Evita los frenazos, las aceleraciones o los cambios de dirección bruscos: conduce de manera suave y tranquila, reduce la velocidad, mantente a una buena distancia de los demás vehículos y evita los adelantamientos inadecuados (¡no adelantes nunca al quitanieves que te despeja la calzada!).
  • Reduce la velocidad cuando te acerques a una curva: aminora cuando todavía estés en una recta, evita frenar una vez dentro de la curva y gira el volante con suavidad.
  • Acelera progresivamente para que tus ruedas motrices se mantengan bien en contacto con la calzada y evitar cualquier pérdida de adherencia
  • En una subida pronunciada o si tu vehículo empieza a patinar, cambia a una marcha superior para  reducir la fuerza que se ejerce sobre las ruedas y aumentar así la adherencia de los neumáticos.
  • En cuanto disminuya la luminosidad, enciende las luces de cruce para que los demás conductores te vean bien y para percibir mejor tu entorno, concretamente los elementos vulnerables como los vehículos de dos ruedas o los peatones mal iluminados.  

Qué no te entre el pánico en caso de pérdida de adherencia: sigue estos consejos

Si a pesar de todas las precauciones que has tomado tu vehículo pierde adherencia de repente, así es como tienes que reaccionar para recuperar el control:

  • No apartes nunca los ojos de la carretera:  si te concentras en un obstáculo, lo más probable es que te choques contra él.
  • Si pierdes el control en una frenada, suelta el pedal del freno.
  • Si las ruedas empiezan a patinar, cambia a una marcha superior para   disminuir la fuerza que se ejerce sobre ellas y permitir que los neumáticos recuperen el agarre sobre la calzada.
  • Para los vehículos a tracción (ruedas motrices delante): si empiezas a derrapar, suelta el acelerador y pisa el pedal del embrague para volver a poner peso sobre las ruedas delanteras.
  • Para los vehículos a propulsión (ruedas motrices detrás): si las ruedas traseras derrapan, juega con el acelerador y con el embrague para recuperar adherencia y gira despacio el volante en la dirección deseada.

¿Este consejo te ha sido de ayuda?

Sobre el mismo tema

Encuentra esta guía en las siguientes carpetas

Conducir en situaciones difíciles

Cuándo adaptar mi conducción

Adaptar la conducción en función de las condiciones exteriores y de las situaciones de riesgo es fundamental para la seguridad. Circular en invierno, sobre nieve o carretera mojada, con una rueda de repuesto, o con fundas o cadenas de nieve… Aprende a evaluar los riesgos y a reaccionar en caso de aquaplaning. En esta sección te ayudaremos a comprender el funcionamiento de las ayudas a la conducción como el ABS, ESP o ASR, y a interpretar las reacciones de tu vehículo en caso de dificultad.

Circular con total seguridad

Circular bajo la lluvia con total seguridad