Compara neumáticos y encuentra el mejor precio

Compra tus neumáticos al mejor precio con nuestro comparador

Pinchazo, avería en los frenos y pérdida de control… ¿Cómo conducir en situación de emergencia?

Neumático pinchado, avería en los frenos, pérdida momentánea del control del vehículo… son cosas que le pueden pasar a todo el mundo. Descubre cómo reaccionar en situaciones de emergencia y qué hacer para proteger tu seguridad y la de tus pasajeros.
Conducir en una situación de emergencia

Aprende buenos reflejos de conducción para mantener el control de tu vehículo - Copyright © fr.fotolia.com

2 reflejos claves en todas las situaciones

En una situación de emergencia, intenta mantener la calma en la medida de lo posible: te ayudará a tomar buenas decisiones. Tu objetivo es proteger la seguridad de tu vehículo y de tus pasajeros. Para eso, basta con que conozcas algunos principios sencillos que marcan la diferencia. 

2 reflejos claves para mantener el control de tu coche:

  • Utiliza el volante antes de frenar
  • Evita dar volantazos a gran velocidad

Acuérdate también de encender las luces de emergencia lo más rápido posible para avisar a los demás conductores de que tienes problemas. Una vez que hayas controlado y detenido el vehículo, ponte el chaleco reflectante y coloca el triángulo de emergencia en un lugar seguro y visible.

Pinchazo de un neumático ¿qué hay que hacer?

Un pinchazo o un reventón de un neumático pueden poner en peligro tu seguridad, sobre todo cuando circulas a gran velocidad. Esto es lo que hay que hacer en una situación así:

  • Intenta mantener la calma y, sobre todo, no des un frenazo.
  • Agarra bien el volante con las dos manos para mantener el vehículo en línea recta y darle tiempo para desacelerar.  
  • Una vez que tengas el control de tu vehículo, reduce de marcha para frenar y  detenerte progresivamente.
  • Elige un lugar seguro y, si es posible, una zona llana para detenerte.

Cuando sea posible detenerte en un lugar seguro, pon el freno de mano, mete una marcha y haz un balance de la situación.

A continuación tienes que montar la rueda de repuesto. Una vez que esté colocada, recuerda que la velocidad de tu vehículo estará limitada a 80 km/h, por lo que te aconsejamos que vayas a montar un neumático nuevo lo más rápido posible. 

No hay que olvidar que a partir del momento en el que circulas con un neumático pinchado o si el neumático tiene un reventón, éste ya no se podrá arreglar.

Avería de los frenos: ¿cómo reaccionar?

Lógicamente, lo mejor es que evites encontrarte en una situación de este tipo revisando regularmente el estado de los frenos y adquiriendo la costumbre de probarlos. Por ejemplo, antes de empezar un descenso pronunciado o después de haber circulado por el agua, basta con que pises varias veces el pedal de freno para comprobar que funcionan correctamente. No obstante, si tus frenos se averían, estas son las reglas que tienes que seguir a toda costa:   

  • Mantén la calma y enciende las luces de emergencia.
  • Si circulas a menos de 30 km/h, puedes tirar suavemente del freno de mano para desacelerar. 
  • Si circulas a más de 30 km/h, usa el freno de mano con moderación porque podrías bloquear las ruedas y perder el control de tu vehículo. Reduce de marcha poco a poco para disminuir la velocidad.
  • Utiliza lo que haya en el entorno para frenar la progresión de tu coche: una subida, gravilla…
  • Una vez que tengas el control de tu vehículo, párate en un lugar adecuado: en el carril de emergencia o en el arcén y, sobre todo, ¡protégete de los demás vehículos (detrás de la barrera de seguridad, por ejemplo) porque el borde de la carretera es extremadamente peligroso!

¿Qué tienes que hacer si pierdes el control de tu vehículo?

Cuando circulas, tu vehículo se mantiene en equilibrio sobre las 4 ruedas. Ahora bien, algunas maniobras, como un frenazo demasiado brusco o una aceleración demasiado rápida, tanto en curva como en línea recta, pueden afectar a ese equilibrio. 

En una línea recta

Estos son los pasos a seguir si pierdes el control de tu coche en una línea recta:

  • Mantén la calma y sujeta firmemente el volante con las dos manos
  • Levanta el pedal del acelerador progresivamente
  • No frenes bruscamente y, sobre todo, no uses el freno de mano: reduce de marcha poco a poco para disminuir la velocidad
  • Si tu vehículo derrapa, gira el volante para corregir la pérdida de adherencia y mantener la dirección del vehículo

En una curva

Cuando tu vehículo gira, la fuerza centrífuga empuja su peso hacia el lado externo de la curva. Este fenómeno puede provocar un sobreviraje: la parte trasera del vehículo pierde adherencia en la curva porque los neumáticos traseros están desgastados, por un frenazo muy brusco… 

sobreviraje

Copyright © Wikimedia

Así es como hay que reaccionar en este caso:

  • Intenta no entrar en pánico y desembraga (pisa el embrague) para repartir mejor el peso.
  • Gira las ruedas en la dirección hacia la que quieres ir.
  • Levanta el pie del pedal del freno y reduce de marcha para disminuir la velocidad.
  • Sobre todo, no uses el freno de mano.

Una aceleración marcada en una curva también puede hacer que pierdas el control de tu coche. Al contrario que el frenado, la aceleración quita el peso de las ruedas delanteras en un vehículo con tracción delantera y una aceleración en curva puede provocar un sobreviraje en un vehículo a propulsión. En un caso así, puedes encontrarte en una situación de “subviraje”: la parte delantera de tu vehículo pierde la adherencia en la curva.

Copyright © Wikimedia

Así es como se corrige un subviraje:

  • Mantén la calma y no gires más el volante
  • Levanta el pie del acelerador y frena ligeramente
  • Si tienes un vehículo a tracción (la potencia del motor se transmite a las ruedas delanteras), desembraga a fondo para volver a colocar peso en las ruedas delanteras.

¿Este consejo te ha sido de ayuda?

Sobre el mismo tema

Encuentra esta guía en las siguientes carpetas

Conducir en situaciones difíciles

Cuándo adaptar mi conducción

Adaptar la conducción en función de las condiciones exteriores y de las situaciones de riesgo es fundamental para la seguridad. Circular en invierno, sobre nieve o carretera mojada, con una rueda de repuesto, o con fundas o cadenas de nieve… Aprende a evaluar los riesgos y a reaccionar en caso de aquaplaning. En esta sección te ayudaremos a comprender el funcionamiento de las ayudas a la conducción como el ABS, ESP o ASR, y a interpretar las reacciones de tu vehículo en caso de dificultad.

Circular con total seguridad

Circular bajo la lluvia con total seguridad