Tu comparador de precios de neumáticos

Resistencia al rodamiento: 4 preguntas claves

Seguro que ya te has dado cuenta de que en la etiqueta de los neumáticos aparece el ahorro de carburante. ¿Qué significa este criterio y cómo puede ayudarte a elegir el neumático que necesitas? Descubre qué es la resistencia al rodamiento y cómo influye en el consumo de carburante.
La resistencia al rodamiento: el criterio en la etiqueta que hay que conocer para elegir los neumáticos

La resistencia al rodamiento: el criterio en la etiqueta que hay que conocer para elegir los neumáticos - Copyright © fr.fotolia.com

¿Qué es la resistencia al rodamiento?

El primer criterio del etiquetado europeo de los neumáticos es el ahorro de carburante o la resistencia al rodamiento. Dicho de forma sencilla, se trata del frotamiento entre los neumáticos y la calzada por la que circulas.

Debido al peso del vehículo, el neumático se deforma ligeramente en la zona de contacto con la carretera. Esta deformación provoca una resistencia al avance del vehículo: es la resistencia al rodamiento

¿Cómo influye la resistencia al rodamiento en el consumo de carburante?

Cuanto mayor sea la resistencia al rodamiento, más carburante vas a consumir.

El principio es sencillo: si has montado en una bicicleta con los neumáticos desinflados, seguro que te has dado cuenta de que tienes que pedalear más fuerte que cuando los neumáticos están inflados. Pues ocurre lo mismo con los vehículos: cuanto más fuerte sea la resistencia al rodamiento, más energía tiene que proporcionar el motor para avanzar. Si quieres ahorrar combustible, tienes que montar unos neumáticos con una baja resistencia al rodamiento, y es mejor que te asegures de que estén siempre inflados con la presión adecuada.

En la etiqueta de los neumáticos aparece la nota de la resistencia al rodamiento, que oscila entre A y G, siendo A la más baja y G la más alta.

La diferencia de consumo de carburante entre unos neumáticos con una nota A y unos neumáticos de clase G puede llegar a ser de 6 litros por 1.000 km recorridos. Por tanto, si haces 20.000 kilómetros al año, ¡te ahorrarás unos 120 litros de carburante!

¿Qué factores influyen en la resistencia al rodamiento?

6 factores importantes influyen en la resistencia a la rodadura y, por tanto, en el consumo de carburante:

  • La composición del neumático: los neumáticos cuyo compuesto de caucho contiene una importante densidad de sílice tienen una resistencia al rodamiento más baja.
  • El peso de la rueda: cuanto más ligera sea la rueda (neumático + llanta), más baja será la resistencia al rodamiento y más carburante ahorrarás.
  • La rigidez de los flancos del neumático: cuanto más duros sean los flancos del neumático, menos se deformarán con el contacto de la calzada, lo que reduce la resistencia al rodamiento.
  • La presión de los neumáticos: cuando tus neumáticos no están lo suficientemente inflados, la resistencia al rodamiento es más importante. ¡Acuérdate de comprobar la presión de tus neumáticos una vez al mes!
  • El desgaste del neumático: al contrario de lo que se podría pensar, un neumático nuevo es menos eficaz que un neumático desgastado en lo que se refiere a la resistencia al rodamiento. De hecho, a medida que se va desgastando, el neumático pierde materia y tiene una menor resistencia al rodamiento. La diferencia de resistencia entre un neumático nuevo y un neumático desgastado es de aproximadamente un 20%. Esta diferencia disminuye rápidamente en cuanto el neumático está rodado y la diferencia de consumo de combustible se reduce.  
  • La calidad del firme de la carretera: por desgracia, se trata de un factor que no puedes controlar, pero que también influye en la resistencia al rodamiento. 

¿Cómo se calcula la resistencia al rodamiento?

La resistencia al rodamiento se mide en un laboratorio según unas normas ISO muy estrictas.

Hay 2 maneras de representarla: mediante una fuerza medida en newtons o mediante un coeficiente. La ventaja del coeficiente es que permite comparar todos los neumáticos entre ellos, sea cual sea el vehículo al que estén dirigidos.

El coeficiente de resistencia al rodamiento (RRC) es la relación entre la fuerza de resistencia al rodamiento (en newtons) y la carga que soporta el neumático (en kN).

Este coeficiente permite entender la preferencia de algunos fabricantes por los neumáticos anchos: cómo la resistencia y las tensiones están repartidas sobre una mayor superficie, la vida útil del neumático será más larga. 

El consejo de rezulteo:

Cuando compres unos neumáticos, no te olvides de dar prioridad sobre todo a las prestaciones de los neumáticos que te garanticen una buena seguridad en carretera y de tener en cuenta su vida útil: influirá directamente en el precio de coste final de tus neumáticos.

¿Este consejo te ha sido de ayuda?

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Para saber más, consulta nuestras condiciones de uso.