Encuentra los mejores neumáticos al mejor precio

Te ayudamos a elegir y comprar tus neumáticos

La etiqueta del neumático: 3 criterios para elegir bien

Al comprar, a menudo comparas los productos que te interesan. En el caso de los neumáticos, los tres criterios de la etiqueta nos ayudan a elegir. Resistencia al rodamiento, frenado sobre suelo mojado y ruido de rodadura externo ¡Te explicamos todo sobre los tres criterios de la etiqueta!

Copyright © : rezulteo

Resistencia al rodamiento y consumo de carburante

El primer criterio de la etiqueta es la resistencia al rodamiento. Cuanto más elevada sea, más energía va a consumir el neumático para circular. Por tanto, si quieres ahorrar carburante, te conviene tener unos neumáticos con una baja resistencia al rodamiento.

El etiquetado europeo pone una nota a la resistencia al rodamiento que oscila entre A y G, siendo A la más baja y G la más alta. La diferencia de consumo de carburante entre unos neumáticos de clase A y unos neumáticos de clase G es significativa: montando un neumático con una nota A ahorrarás una media de 0,5 l/ 100 km, es decir 80 litros de combustible o un ahorro de 185 euros al año si haces 15.000 kilómetros al año.

Las emisiones de CO2 serán mucho más bajas con un neumático de clase A: emitirás 12 g de CO2 menos por kilómetro que con un neumático de clase G, es decir 0,18 toneladas de CO2 menos al año (con el mismo kilometraje anual).

Naturalmente, estas cifras son medias y los resultados podrían variar según el tipo de vehículo, la conducción y las condiciones climatológicas que te encontrarás.       

Prestaciones de frenado sobre suelo mojado

Las prestaciones de frenado en calzada mojada, que son fundamentales para tu seguridad, tienen unas notas que van de la A a la F, siendo A la mejor y F la peor.

Aquí también la diferencia entre la mejor y la peor nota es significativa: tu distancia de frenado si frenas en una carretera mojada a una velocidad de 80km/ h será 18 metros más corta con un neumático de clase A que con un neumático de clase F ¡18 metros es más o menos la longitud de 4 coches!

Ruido de rodadura externo

La etiqueta evalúa el ruido de rodadura exterior de los neumáticos para respetar el entorno sonoro. No se trata del ruido que oyes en el interior de tu vehículo, sino del que perciben los transeúntes y los vecinos.  

Este ruido se mide en decibelios (dB) y se clasifica según 3 niveles sonoros representados por 3 ondas. Los neumáticos que hacen menos ruido son los que solo tienen una onda en la etiqueta.

Por ejemplo, si circulamos con dos neumáticos de la misma medida a la misma velocidad, un neumático con una onda será 2 veces menos ruidoso que un neumático con 2 ondas y 4 veces menos ruidoso que un neumático con 3 ondas. 

Por qué los neumáticos de invierno tienen unas notas más bajas que los neumáticos de verano

Al mirar las etiquetas de los neumáticos, a lo mejor te has dado cuenta de que los neumáticos de invierno tienen unas notas más bajas que los neumáticos de verano. Es normal, ya que el sistema de evaluación tiene en cuenta unos criterios de prestaciones más significativos para los neumáticos de verano que para los neumáticos de invierno.

Los neumáticos de invierno están diseñados para garantizarte una seguridad óptima en condiciones invernales, es decir con baja temperatura (inferior a 7°C) en una calzada fría, resbaladiza, nevada o helada. Por tanto, el frenado sobre suelo mojado no es el criterio más importante para los neumáticos de invierno.

Además, los neumáticos de invierno, con sus dibujos profundos que ofrecen una mejor adherencia y una mejor motricidad sobre la nieve y el hielo, son más ruidosos que los neumáticos de verano.

3 otros criterios claves que tienes que tener en cuenta al comprar un neumático

El etiquetado de los neumáticos tiene sus límites, porque solo tiene 3 criterios para comparar, mientras que la mayoría de los tests publicados por los organismos de pruebas tienen unos quince. Para analizar las prestaciones de un neumático, ya sea en términos de seguridad, de ahorro o de confort, hay que tener en cuenta muchos otros factores. Los 3 principales son los siguientes:   

1. La vida útil del neumático

¡Un neumático con un desgaste lento y regular puede tener hasta un año más de vida útil! Cuando compres neumáticos, tienes que tener en cuenta su durabilidad: influirá significativamente en el precio de coste real de tus neumáticos.

2. El frenado sobre carretera seca

En materia de seguridad, el único criterio que aparece en la etiqueta es el frenado sobre suelo mojado,  pero, sin duda, no es el único aspecto que hay que tener en cuenta. Al contrario: según el Instituto de Investigación de Accidentes de Carretera (VUFO) de la Universidad de Dresde, ¡el 70% de los accidentes se producen en carretera seca! Antes de elegir el neumático no tienes que olvidarte de comprobar las prestaciones de frenado sobre suelo seco de los diferentes modelos que te interesan. 

3. La adherencia en las curvas

Siempre según la Universidad de Dresde, el 25% de los accidentes se producen en una curva. Por eso, una de las prestaciones que es importante que analices cuando compres unos neumáticos es la adherencia en las curvas. 

En la página web de rezulteo incluimos los resultados de los tests de organismos independientes y te los ofrecemos con unas notas de entre 1 y 5 estrellas para darte una información lo más completa posible sobre las prestaciones de los neumáticos. 

Las notas de rezulteo son fáciles de consultar de un solo vistazo y tienen en cuenta 9 criterios de prestaciones para los neumáticos de verano y 13 para los neumáticos de invierno, como la resistencia al aquaplaning, la adherencia sobre suelo seco y mojado, la estabilidad a gran velocidad, la absorción de las irregularidades de la carretera, etc. 

Elige tus neumáticos con nuestro comparador

¿Este consejo te ha sido de ayuda?

Encuentra esta guía en las siguientes carpetas